¿Qué dice la ciencia?

La medicina tradicional china, pilar del Taichi y el Chikung, desconcierta a los médicos occidentales por su “misteriosa” eficacia en el tratamiento de enfermedades crónicas o degenerativas que a ellos se les resisten. Su enfoque basado en las interrelaciones entre el hombre y su entorno, el cuerpo y la mente, las emociones y los órganos internos se presta mal al estudio analítico de la ciencia occidental: bisturíes y microscopios no pueden desvelar los equilibrios sutiles que determinan la salud y el bienestar.

Pero lo que sí permite la observación científica es comprobar con datos objetivos la eficacia terapéutica y preventiva de la práctica del Chikung y el Taichi. En esta sección remitimos a investigaciones que tienden un puente entre dos visiones distintas del ser humano, la enfermedad y la curación.