Los beneficios de practicar Tai Chi Chuan, el arte marcial de la relajación

Pincha aquí para ver la publicación original

Lo que antes se veía sólo como una gimnasia para abuelos, a día de hoy se ha convertido en una disciplina física que alegra la vida de mucha gente en todo el mundo. El Tai Chi Chuan es un arte marcial originario de China e históricamente se remonta al siglo XII. Sus prácticas para cultivar la salud nos suenan cada vez menos a “chino” y la gente de todos los perfiles que decide practicarlo representa ejemplos vivos de sus múltiples beneficios. Las prácticas se basan en la filosofía del Taoismo (la religión y doctrina filosófica china basada en los principios de Lao Tsé) y en los conocimientos de la Medicina tradicional china. El “trabajo con la energía” (Chi Kung) es el fundamento interno de su ejercicio, sin el cual todo se vería relegado a una tabla de gimnasia vacía. Este trabajo se puede resumir en la fusión del movimiento con la idea y la respiración.

El Tai Chi Chuan no requiere de habilidades físicas especiales. Mediante su ejercicio se verán beneficiadas todas las personas que quieran mejorar su salud, su estado emocional o bien aquellos amantes de las artes marciales que quieran practicar un estilo de combate interno de gran eficacia o, cómo no, los que a través de todo esto quieran llevar un camino de realización personal. Aunque existen muchos estilos diferentes, todos se crearon desde los preceptos del estilo Chen, el más antiguo. De ahí surgieron varias ramas como el estilo Yang, el más extendido en Occidente, o los menos conocidos estilos Sun, Wu y Hao. Como evolución del estilo Chen surge el estilo Hun Yuan, ejemplo más contemporáneo y renovado. Cada estilo tiene sus peculiaridades, pero todos ellos comparten unos mismo objetivos que se pueden resumir en tres aspectos: terapéutico, marcial y meditativo y de los que cada vez se benefician más practicantes.

Pincha aquí para ver los testimonios de diversos practicantes de Taichi


Beneficios terapéuticos del Tai Chi

Su práctica asidua ayuda a mejorar dolencias físicas, problemas respiratorios, circulatorios, digestivos, nerviosos y articulares. También ayuda a adquirir posturas más saludables y hábitos más sanos para contrarrestar el estrés diario y el sedentarismo por lo que se trata de un complemento excelente para algunas rehabilitaciones físicas y anímicas. Muchos estudios clínicos realizados en China y EEUU corroboran sus efectos beneficiosos en muchas patologías y cada vez más doctores lo recomiendan como tratamiento y prevención para muchas enfermedades.

El Tai Chi Chuan como arte marcial de defensa y combate

En su origen proviene del Kung Fu (que se puede traducir por “Trabajo Bien Hecho”) y cada movimiento en el aire, al igual que las katas en el Kárate, representa una técnica de combate y defensa. A diferencia de los estilos externos que desarrollan la fuerza muscular y la potencia física, el Tai Chi Chuan trabaja las aplicaciones marciales desde la potencia interna. Cada golpe es una descarga de la potencia interna cultivada. Se ha infravalorado o se desconoce su efectividad marcial por la apariencia de sus movimientos tan relajados. Precisamente es a través de esta suavidad y soltura cuando el practicante logra liberar la potencia interna de un modo contundente tras alcanzar un buen cultivo de energía y un total domino de los movimientos.

Una de las ventajas del Tai Chi es que puede practicarse prácticamente en cualquier lugar.

Una forma eficaz de meditación

El Tai Chi Chuan nos permite llevar a cabo una meditación en movimiento que nos ayuda a generar calma mental, que es el entorno propicio para transformar nuestras emociones más primarias en una conciencia más profunda. Este proceso se hace a través de diferentes posturas, de pie, sentado o incluso en movimiento y así se va creando la meditación, una toma de conciencia del Todo que permite centrarse en uno mismo y vivir el presente sin agitaciones mentales. Para esto no existe misterio alguno, sólo una práctica constante y diligente por lo que es muy importante seguir las instrucciones de un maestro experimentado. Sin un buen guía, las personas pueden estancarse en su aprendizaje e incluso hacerse daño.

Hoy en día hay mucha información sobre el Tai Chi Chuan, los grandes maestros de China se están abriendo sin reservas enseñando lo que antes sólo contaban a los discípulos más avanzados del linaje y en España existen numerosos centros donde poder formarse. Esta divulgación abierta está ampliando su práctica a mucha gente que, si sigue las instrucciones correctas y práctica con alegría, se beneficiará de los efectos positivos de este arte milenario que prácticamente puede ser practicado por cualquiera.

*Iosu Martín Boix practica el Hun Yuan Tai Chi Chuan desde el año 1997. Titulado como profesor de la fundación en el año 2000, imparte clases en la escuela Tong Ren en las localidades madrileñas de Tres Cantos y Colmenar Viejo. Monitor nacional nivel 2 y cinturón negro 2º Dan, es discípulo del linaje de la 22ª generación del estilo Chen y 5ª del estilo Hun Yuan desde 2014.